Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA contra las bases de la OTAN en territorio andaluz

chapablogUna de las características consustanciales del sistema capitalista de producción es lo que Karl Marx definió hace unos 150 años como crisis de sobreproducción según la cual las crisis resultan del hecho de que cada rama industrial, e incluso cada industria individual, debe expandirse independientemente, sin importar cuales son las necesidades de la sociedad en su conjunto. De esta forma, se produce más de lo que se puede consumir, dándose lugar de manera cíclica las crisis económicas. Es, pues, el resultado de la contradicción entre el carácter social de la producción y la apropiación individual de sus frutos, el resultado de la sociedad de clases.

El empeoramiento progresivo de las condiciones de vida de una gran parte de la población mundial, su depauperización progresiva, es un proceso inevitable bajo el capitalismo, tanto por el carácter cíclico de las crisis como por la caída tendencial de la tasa de ganancia, y esa triste realidad está provocando un aumento de la rebeldía y al cuestionamiento, quizás aún embrionario, del sistema tanto a nivel local, nacional como internacional.

En una situación como esta, y a semejanza de lo que ocurrió a partir de 1929 durante la Gran Depresión, el capitalismo se ve forzado a recurrir a la violencia, la destrucción y las guerras ya que las crisis no son modo alguno solventables por este con medidas políticas o financieras.

El imperialismo, que es la etapa que vive en estos momentos el capitalismo, desarrolla por su propia naturaleza, la lucha por áreas de influencia entre los distintos bloques que lo componen. Necesitan materias primas y recursos más baratos, así como la ampliación de sus mercados y la negación de los mismos a los otros bloques imperialistas. Y esa necesidad de rapiña es ineluctable, dada la tendencia histórica a la baja de la tasa de ganancia y al requisito consustancial al sistema de exportar capitales.

En el actual momento histórico, Estados Unidos se encuentra en proceso de declive como resultado de la potencia industrial china, la fortaleza militar y proyección internacional de la Rusia de Putin y la conformación de una alianza bolivariana en Latinoamérica. Esto motiva su agresividad suicida y el recurso sistemático a las guerras y acciones armadas en detrimento del bienestar de los pueblos y la seguridad mundial.

La OTAN es el brazo armado de la alianza imperialista occidental. El brazo ejecutor que por encargo de sus amos, los grandes poderes económicos, está llevando al mundo al borde de una Tercera Guerra Mundial que podría acabar con la existencia de la Humanidad ya que, entre otras muchas cosas, con el proyecto del “Escudo Antimisiles” dirigido contra Rusia podrían llegar a la conclusión demencial de lanzar un primer ataque atómico para destruir por completo al enemigo sin que este pudiese responder. Un pequeño error de cálculo y esta maniobra genocida acabaría con toda la existencia humana en la Tierra.

Las bases norteamericanas de Rota y Morón en Andalucía forman parte de esta organización criminal y represiva. Desde estas bases salieron los modernos aviones militares de la OTAN que como alimañas sangrientas se lanzaron sobre Libia, sobre un país prácticamente desarmado ante ellos al no tener defensas contra los mismos. Esos ataques destruyeron las vidas de miles de libios y las infraestructuras sociales y económicas de un país que hasta entonces había sido un ejemplo para todo África. Las intervenciones criminales de la OTAN contra muchos otros países cercanos han tenido también como base tanto Rota como Morón.

Estas bases extranjeras son una ofensa contra la dignidad del pueblo andaluz, y hacen vivir a los habitantes de estas comarcas bajo una amenaza de guerra nuclear ya que las mismas están en el punto de mira constante de los misiles rusos para los cuales seriamos una de las primeras metas a alcanzar en caso de que la disparatada agresividad del imperialismo yanqui derivara es un conflicto nuclear.

Para ANDALUCÍA COMUNISTA la exigencia de salida de la OTAN es la prueba del algodón de la honestidad de un colectivo de se considere de izquierda, progresista, popular o minimamente democrático. Cualquier tibieza en dicha exigencia o postergación de la misma en aras de la “oportunidad” no es sino eso: oportunismo, traición al pueblo trabajador andaluz y a todos los pueblos del mundo y complicidad con un imperialismo criminal.

¡FUERA LAS BASES Y EL EJÉRCITO ESTADOUNIDENSE

DE NUESTRA ANDALUCIA!

¡OTAN TERRORISTA, BASES FUERA!

 

 

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies