Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA: ¡No queremos tu voto, queremos tu participación!

logoComo es más que sabido, estamos sufriendo una terrible crisis económica. Una crisis que va mucho más allá de los impagos de hipotecas, de la falta de liquidez de los bancos y cajas de ahorro, o incluso más allá de la de los Estados, que ha motivado las llamadas “operaciones de rescate” de países como Grecia, Irlanda o Portugal, con las consecuentes “medidas de ajuste” que han hecho descansar sobre las ya sufridas espaldas de la clase obrera y los sectores populares el pago de una crisis que no han provocado.

Es normal que en esta situación de crisis las diferentes instituciones queden desprestigiadas, todas ellas de alguna manera han contribuido a que el peso de esta crisis caiga sobre la clase obrera y los pueblos: transfiriendo nuestro dinero a los bolsillos de grandes bancos y empresas, haciendo que las condiciones de trabajo sean cada vez peores, recortando los cada vez más escasos derechos y beneficios sociales. Los miles de millones entregados a los bancos para “sanearse”, la subida del recibo de la luz, la reforma laboral o la reforma de las pensiones son claros ejemplos de ello.

A ese desprestigio contribuye igualmente la corrupción en la que gran parte del entramado institucional español está envuelto. Es sangrante comprobar cómo la clase obrera y el pueblo ven mermados sus derechos sociales e ingresos mientras políticos “de diferente signo” aprovechan su paso por las instituciones para llenarse los bolsillos. Cada día que pasa va quedando más claro que las instituciones nacidas de la llamada “Transición” carecen de un contenido democrático real y efectivo.

Toda esta situación general que describimos empeora cuando nos referimos a Andalucía, que destaca por un descomunal paro estructural, las pensiones más bajas de todo el Estado, los mayores índices de marginalidad y desestructuración social, destrucción del medio ambiente, etc. Las instituciones españolas en Andalucía destacan igualmente por su corrupción, especialmente en los ayuntamiento de las grandes áreas urbanas y del litoral. Esta situación de Andalucía no es casual, sino que es fruto de ser una nación mantenida históricamente en la sumisión y la dependencia, sin posibilidades de decidir políticamente su futuro y desarrollar todas sus potencialidades económicas, políticas y culturales.

Por eso, desde ANDALUCÍA COMUNISTA no pedimos tu voto, te pedimos algo mucho más importante: tu participación directa para cambiar las cosas. Hay que acabar de una vez por todas con la idea de que la política es un coto privado de unos pocos. Hay que acabar con esa visión de la política que se reduce a instituciones y elecciones cada 4 años. El pueblo andaluz y la clase obrera han de aprender que tienen capacidad política, es decir, que tienen capacidad para transformar su realidad, pero eso sólo se aprende participando directamente en la solución de nuestros problemas, organizándose y luchando diariamente en nuestros barrios, centros de trabajo, centros de estudio, etc.

Desde ANDALUCÍA COMUNISTA pensamos que la participación en elecciones y en las instituciones han de ser el fruto de la lucha obrera y popular. Sólo así se asegurará que los cargos electos estén al servicio de los intereses obreros y populares, siendo útiles para su lucha, y no caigan en una legitimación de unas instituciones españolas en Andalucía cuyo déficit democrático es más que evidente ya que sólo están al servicio del gran capital español, ni tampoco caigan en conductas corruptas contrarias a los intereses de la clase obrera y el pueblo andaluz.

¡PUEBLO TRABAJADOR ANDALUZ, EN TU LUCHA ESTÁ TU PODER!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies