Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA contra el encarcelamiento de sindicalistas andaluces

El compañero Francisco Molero, joven militante del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), ha sido recientemente condenado a cinco años de prisión por un supuesto atentado a la autoridad y a multas e indemnizaciones de más de 16.000 euros.

El único delito cometido en realidad por nuestro compañero fue asistir a la convocatoria de Rodea el Congreso en Madrid el 25 de abril de 2013 y no haber
corrido lo suficientemente rápido para evitar una violenta carga policial tras la cual fue detenido y maltratado tanto física como verbalmente, como en los peores tiempos del franquismo.

Junto con ello, recientemente, han sido condenados otros cuatro afiliados y afiliadas al SAT a diferentes condenas por un supuesto delito de atentado. A tres les condenan a un año de prisión (Francisco Javier Angulo, Blasa López y Catalina Parras) , mientras que a otro (Andrés Bódalo), le sentencian a tres años y seis meses de prisión, al considerarle reincidente.

En este segundo caso, estos compañeros y compañeras habían sido sancionados por el Ayuntamiento de Jódar por usar megafonía a la hora de anunciar asambleas y actos en el pueblo y, estando citados para declarar ante el supuesto incumplimiento de la ordenanza de uso de la megafonía, se produjo un momento de tensión a resultas del cual un concejal dijo haber sido agredido, pese a testimonios y videos presentados por la Guardia Civil, cuerpo militar nada sospechoso de radicalismo de izquierda, que demuestran lo contrario.

Los y las comunistas consideramos que el Estado capitalista es, en última instancia, una máquina represiva en manos de los grandes empresarios y banqueros destinada a aplastar a los obreros que tengan la osadía de rebelarse ante la manifiesta injusticia de la explotación.

Pero en el caso del Estado Español, como producto de la mal llamada “Transición democrática”, la esencia del franquismo sigue perviviendo bajo la apariencia democrática, lo que convierte a la represión en algo cotidiano para todo el movimiento obrero y popular, sin intentar el Régimen encubrirlo en modo alguno con apariencias democráticas, siendo cada vez más burdo y descarado a la hora de practicarla. Y fue gracias a que el oportunismo campaba a sus anchas en las filas del Movimiento Obrero y Popular en la década de 1970 y al mercadeo que hizo con la lucha y sacrificio de los pueblos trabajadores del Estado Español por lo que el fascismo español pudo darse el barniz de democrático. Como resultado de aquellos polvos, vienen ahora estos lodos que motivan que los militantes comprometidos, los andaluces de conciencia, teman por su integridad física y por su libertad cada vez que realizan algo tan básico como lo es el ejercer la libertad de expresión.

Es por ello que, para ANDALUCÍA COMUNISTA, es necesario el máximo grado de unidad de las fuerzas de izquierda que tengan como objetivo lograr una ruptura democrática. Un proceso de Unidad Popular que debe contemplar como medidas esenciales los Cinco Puntos de la Dignidad:

1.-Derogación de la Ley de Partidos y del resto de leyes represivas (Ley Mordaza, de videovigilancia, etc.)
2.-Liberación de los presos políticos
3.-Disolución de la Audiencia Nacional
4.-Plena actividad para las organizaciones políticas y sociales ilegalizadas por la Audiencia Nacional
5.-Marco andaluz de relaciones laborales

Pero para lograr esa Unidad Popular, y evitar que vuelva a repetirse algo similar a lo que paso hace 40 años, en ANDALUCÍA COMUNISTA creemos que el pueblo andaluz debe fortalecer el poder popular organizándose en asociaciones vecinales, sindicatos auténticamente de clase y democráticos, colectivos juveniles combativos, candidaturas municipalistas democráticas y participativas, organizaciones de solidaridad internacional, plataformas contra la represión y todos aquellos organismos de masas desde los que se pueda ir uniendo a nuestro pueblo en torno a sus objetivos históricos de democracia, soberanía y justicia social. Y el primer ejemplo concreto de ello, es trasladar estas injusticias a todas y cada una de estas organizaciones para que se solidaricen y participen en las campañas que para evitar el encarcelamiento de estos compañeros y compañeras se está desarrollando en todos los rincones de nuestro país. En necesario un amplio movimiento de solidaridad con ellos en el que, dejando de lado siglas y diferencias políticas e ideológicas, todo el movimiento obrero y popular andaluz exija su libertad.

¡Absolución para Francisco Javier Angulo, Blasa López, Catalina Parras y Andrés Bódalo!
¡Amnistía para el compañero Francisco Molero!

 

STOP-REPRESION

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies