Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA en defensa de nuestro medio ambiente y por la soberanía energética de Andalucía

logo-cabeceraAnte la posibilidad de que la empresa española Repsol comience en febrero de 2015 las prospecciones en busca de gas a escasos 10 kilómetros de la costa de Mijas, frente al Faro de Calaburras, y de que se instalen más plataformas hasta las costas de Nerja, ANDALUCÍA COMUNISTA quiere expresar su más enérgico rechazo por las razones siguientes:

  • El llamado Proyecto Siroco, planteado por la multinacional Repsol, supone la instalación de una plataforma que se encargaría de realizar los sondeos exploratorios, si la empresa ve posible la extracción de gas, ésta se hará por la llamada técnica del “fracking” que consiste en la fractura del subsuelo para liberar y extraer los hidrocarburos. Esta técnica de explotación hace que la extracción maximice el rendimiento del pozo. Sin embargo, entre sus inconvenientes se encuentran la perforación de acuíferos, contaminación de las aguas, los posibles riesgos medioambientales, seísmos, etc. En este caso concreto, el riesgo de seísmos es más que evidente como ya han advertido varios expertos, con lo cual se puede poner en un grave riesgo a toda la población del territorio.

  • Igualmente, queremos señalar los riesgos que estas extracciones pueden suponer para nuestro medio ambiente marino. Nada, absolutamente nada, nos puede asegurar de una catástrofe ecológica en nuestras costas, y más aún si la técnica que se va a utilizar es la del “fracking”, como ya hemos señalado, especialmente contaminante. Tampoco nos podemos fiar de las declaraciones de impacto medioambiental hechas por los diferentes gobiernos porque éstas suelen avalar automáticamente los argumentos de las empresas, estando sus conclusiones muy en entredicho por otros expertos independientes y organizaciones ecologistas. Ni que decir tiene que las consecuencias económicas de un posible desastre en nuestras costas serían terribles, teniendo en cuenta nuestra especialización impuesta en el turismo y destrozaría ya definitivamente el sector pesquero de la Costa del Sol.
  • Que el intento de Repsol de realizar estas prospecciones indican claramente la situación de Andalucía como país dependiente. Nada se dice ni nada se pregunta a los habitantes de la Costa del Sol, nada pintan ni ayuntamientos ni tampoco la Junta de Andalucía, en definitiva, no hay poder ni popular ni institucional que represente y tenga en cuenta las opiniones del pueblo de la Costa del Sol. No hay poder alguno que impida a Repsol o a otra multinacional expoliar los recursos energéticos del pueblo andaluz.

Ante esta situación, desde ANDALUCÍA COMUNISTA queremos hacer llegar al conjunto del pueblo andaluz las siguientes propuestas políticas:

  • En primer lugar, nada podemos cambiar, nada podemos hacer sin poder político, por eso, nuestra primera reivindicación es la soberanía nacional, es decir, la consecución de un poder político soberano andaluz que sirva a los intereses de la clase obrera y del conjunto del Pueblo Trabajador Andaluz y no a los intereses de las grandes multinacionales. Este poder político soberano, la República Democrática Andaluza, debe preservar la soberanía energética de nuestro país, nacionalizando los recursos energéticos y poniéndolos al servicio del pueblo andaluz, además de apostar clara y decididamente por el uso de energías renovables y limpias.

  • En segundo lugar, se hace necesaria una racionalización del gasto energético, no se pude tolerar desde ningún punto de vista el actual derroche energético, un derroche que ni es eficiente, ni económico ni por supuesto favorece la preservación de nuestro medio ambiente. Si aplicamos criterios de racionalidad energética, Andalucía podría mantenerse principalmente de energías renovables. No es una exageración, se trata simplemente de planificar la actividad económica y los recursos energéticos para ponerla en marcha.
  • En tercer lugar, no se puede sostener en el caso concreto de la Costa del Sol ni el urbanismo salvaje ni la especialización exclusiva en el turismo, se hace necesaria una diversificación de la actividad económica. No es ninguna extravagancia apostar por sectores “tradicionales” como la pesca y la agricultura, entre otras actividades económicas, que pueden completar a la actividad turística que, necesariamente, se ha de plantear en otros términos muy diferentes a los actuales.

Proyectos como los de Repsol no se pueden amparar en el desempleo que tan gravemente afecta tanto a la Costa del Sol como al conjunto de Andalucía. El problema del paro en nuestro país es un problema estructural que no se va a solucionar mágicamente porque Repsol realice sus prospecciones, o llegado el caso, extraiga gas. Proyectos similares en otras partes no se han destacado precisamente por la creación de empleo, quedando, como suele ocurrir en estos casos, la mano de obra local para trabajos secundarios, precarios y mal pagados.

La lucha por los recursos energéticos está desatando conflictos y guerras a lo largo y ancho del planeta. Desde ANDALUCÍA COMUNISTA consideramos que tanto en Andalucía como en cualquier parte del planeta los recursos energéticos han de pertenecer a los pueblos y han de servir para su desarrollo y bienestar. Igualmente, consideramos que el desarrollo y el bienestar de los pueblos están íntimamente ligados al respeto al medio ambiente, a la necesidad de una planificación democrática y racional de la actividad económica y de los recursos naturales.

 SI DESTRUYEN LA TIERRA, NO HABRÁ NADA QUE DEFENDER

NO AL FRACKING EN EL LITORAL ANDALUZ

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies