Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA contra la intervención imperialista en Libia

logoAnte los acontecimientos que desde el mes de febrero de este año se están produciendo en Libia, desde ANDALUCÍA COMUNISTA queremos manifestar que desde nuestro punto de vista, no podemos asimilar lo que está sucediendo en Libia con lo que ha sucedido y está sucediendo en otros países del Magreb y de Oriente Medio. Pensamos que cada país, al margen de similitudes y semejanzas culturales, tiene sus propias características que deberían ser estudiadas con rigurosidad si no se quiere caer en análisis simples y oportunistas, tal y como suelen hacer los grandes medios de comunicación occidentales en manos del imperialismo.

Consideramos que en las revueltas que se están produciendo en el Magreb y Oriente Medio se dan dos elementos a tener en cuenta: en primer lugar, el cansancio y el hartazgo de las masas trabajadoras, especialmente jóvenes, ante las injusticias sociales (subida de los precios de los alimentos básicos, desempleo, ausencia de expectativas laborales, etc.) y la falta de libertades políticas, y en segundo lugar, la necesidad del imperialismo norteamericano de adecuar a las circunstancias los diferentes gobiernos-títere de la región. De ahí que incluso, como hemos podido ver en Egipto, haya formado a parte de la oposición a Mubarak – como con el caso de los Hermanos Musulmanes.

Cada día que pasa va quedando claro que la mayor parte de la información que los grandes medios de comunicación nos están ofreciendo sobre el conflicto en Libia está siendo manipulada con el único fin de legitimar una intervención militar de los países imperialistas con EEUU, Reino Unido y Francia a la cabeza.

Consideramos pues que la prudencia en las valoraciones sobre lo que está ocurriendo en Libia ha de ser la máxima en estos momentos para el conjunto del movimiento revolucionario anti-imperialista. A pesar de la prudencia necesaria que debemos guardar, sí nos podemos aventurar a poner en duda los grandes bombardeos masivos sobre población civil indefensa, las matanzas indiscriminadas de civiles desarmados por el Ejército libio o por partidarios de la Yamahiriya, así como la existencia de mercenarios subsaharianos al servicio de Gaddafi.

Por contra, si nos atrevemos a sospechar – siempre manteniendo la prudencia – que en Libia existe un conflicto armado abierto entre quienes defienden el liderazgo de Gaddafi y la oposición al mismo, que está siendo asesorada por militares extranjeros – concretamente de la OTAN. Informaciones contrastadas sobre la presencia de militares de la OTAN en Bengasi, así como la captura de militares neerlandeses por el Ejército libio, así lo atestiguan.

Recelamos de una oposición que exige la intervención militar de la OTAN, que iza la antigua bandera monárquica de Libia, que aspira a dominar un país totalmente entregado a los designios políticos y económicos de las grandes potencias occidentales, que están deseando explotar las riquezas energéticas libias sin la intermediación de Gaddafi, impidiendo a la vez al gran competidor chino el acceso a los numerosos recursos energéticos libios.

Los sucesos en Libia nos están recordando demasiado a otros casos como los de Irak o Yugoslavia, en los que los medios de comunicación comenzaron una campaña de manipulación que tuvo como consecuencia – en ambos casos – la intervención militar imperialista y la creación de títeres en sus gobiernos a favor de sus intereses.

No dudamos que pueda existir una oposición cuyas demandas sean legítimas y justas, somos conscientes de que tanto Gaddafi como la Yamahiriya abandonaron hace muchos años sus posicionamientos revolucionarios y anti-imperialistas. Concretamente, durante la presente década, Gaddafi no ha hecho más que abrir más y más las riquezas energéticas libias a la explotación de las multinacionales extranjeras.

A pesar de ese abandono de posiciones revolucionarias y de cierto abandono de políticas de justicia social, Libia es un país soberano e independiente que cuenta con el PIB más alto de África, así como el primer puesto en Índice de Desarrollo Humano (IDH) de todo el contente.

Pensamos que mientras los grandes medios de comunicación en manos del imperialismo se centran exclusivamente en los acontecimientos que están teniendo lugar en Libia no nos están informando sobre todo lo que está ocurriendo en un país estratégico como Bahrein, donde tiene su base la V Flota de EEUU y donde la minoría chií está protagonizando importantes protestas que, de extenderse, pueden derivar en un cambio importante en la correlación de fuerzas en una región estratégica como el Golfo Pérsico y la Península Arábiga.

De tener lugar una intervención militar imperialista en Libia, lamentablemente en Andalucía – desde las bases de Rota y Morón – veremos despegar esos vuelos de la muerte que ya pudimos contemplar en los conflictos de Yugoslavia o Irak. Veremos cómo el territorio andaluz es sometido a los intereses destructivos del imperialismo y comprobaremos, una vez más, las consecuencias nefastas de no poseer unas instituciones libres y soberanas que propicien la paz y el entendimiento entre los pueblos.

Desde ANDALUCÍA COMUNISTA rechazamos toda intervención militar en Libia por muy “humanitaria” que la quieran pintar. Repudiamos las declaraciones de Trinidad Jiménez, ministra española de Asuntos Exteriores, apoyando resueltamente la intervención militar de la OTAN, así como la utilización político-militar de la llamada “ayuda humanitaria” para apoyar a uno de los bandos en conflicto.

Desde ANDALUCÍA COMUNISTA, teniendo en cuenta nuestros principios internacionalistas y la posición geográfica de nuestro país, apoyaremos consecuentemente la lucha de los pueblos hermanos del Magreb y Oriente Medio, con los que nos unen lazos históricos y culturales, siempre que esté encaminada a la consecución de un poder político que tenga como objetivos la justicia social, la redistribución de la riqueza nacional, la soberanía, la independencia, la democracia y la participación popular.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies