Declaración de ANDALUCÍA COMUNISTA ante las próximas elecciones al Parlamento de Andalucía

logo-cabeceraDesde ANDALUCÍA COMUNISTA, como la inmensa mayoría del Pueblo Trabajador Andaluz, queremos un cambio, queremos el fin del régimen del PSOE andaluz y condenamos a quienes han sostenido ese régimen cuando lo ha necesitado: el Partido Andalucista (PA) en el pasado e Izquierda Unida (IU) durante la presente legislatura. Como ya hemos repetido en diferentes ocasiones, el “cortijo andaluz” del PSOE es hijo de la Constitución de 1978, el fruto del pacto del gran capital español con la izquierda traidora a la ruptura democrática con el fascismo y con los nacionalistas burgueses vascos y catalanes.

El régimen corrupto del “cortijo andaluz” del PSOE, y de quienes lo han venido apoyando cuando ha hecho falta desde 1982 (PA e IU), no han hecho más que seguir manteniendo a Andalucía como un país dependiente, marginado y subdesarrollado. La crisis capitalista que estamos viviendo ha puesto de relieve que los cambios socio-económicos que ha experimentado Andalucía en estos últimos 30 años han sido puramente cosméticos, destinados a maquillar nuestra realidad como nación oprimida dentro del Estado Español y en el seno de la Unión Europea.

Queremos un cambio, es urgente, pero para nuestro Partido cambiar significa organizar el poder obrero y popular andaluz, significa romper con el régimen constitucional español de 1978 y caminar hacia nuestra autodeterminación y soberanía nacional. No necesitamos más maquillajes que disimulen los golpes y los moratones en el rostro del pueblo andaluz, lo que necesitamos es romper de una vez por todas con quienes maltratan al Pueblo Trabajador Andaluz.

Pero lo urgente no siempre es lo importante, la urgencia social en Andalucía y la consiguiente urgencia por el cambio no puede hacernos perder el hecho determinante de que solo pueblo organizado y consciente es capaz de salvarse a si mismo y de dar lugar a una verdadera transformación. La lucha institucional, aun siendo muy importante, está limitada y más en una Andalucía cuyas instituciones están absolutamente subordinadas. El cambio de verdad vendrá de la mano de la organización y de la lucha obrera y popular. O la lucha institucional sirve a ese proceso de organización, concienciación y lucha o no servirá de nada, o mejor dicho, servirá para desorganizar y desmovilizar.

Durante esta campaña electoral hay quienes prometen el cambio, nos hablan de esperanza y de ilusión, de recuperar el espíritu del 4 de diciembre de 1977, de García Caparrós y del 28 de febrero de 1980. Desde ANDALUCÍA COMUNISTA, nos alegramos de que quienes en un pasado no muy lejano despreciaban ese espíritu de lucha de nuestro pueblo ahora llamen a recuperarlo, nos alegramos también de que ahora se hayan dado cuenta de lo evidente: que Andalucía ha sido condenada históricamente al subdesarrollo y la dependencia, y que nuestra cultura y señas de identidad pueden ser un elemento movilizador. Nunca es tarde si la dicha es buena, dice el refrán, pero de las palabras hay que pasar a los hechos y más cuando esas palabras son pronunciadas en campaña electoral; si pasado el 22 de marzo siguen diciendo lo mismo y, lo más importante, actuando en consecuencia, nuestra alegría será aún mayor.

Queremos el cambio, es más ANDALUCÍA COMUNISTA quiere ser partícipe del cambio, quien quiera cambios de verdad que cuente con nuestro Partido y su militancia, pero por el contrario, quien quiera utilizar el dolor de nuestro pueblo, sus ilusiones y sus esperanzas para perpetuar con otro nombre el “cortijo andaluz” del subdesarrollo y la dependencia no solo no contará con nuestro Partido, sino que nos tendrá en contra. O cambio de verdad, o caricatura de cambio y cambio es ruptura democrática con el régimen del 78, soberanía nacional y poder obrero y popular andaluz.

Somos marxistas-leninistas, no somos poseedores de ninguna verdad absoluta ni de ninguna fórmula mágica que venga a solucionar todos los problemas. No queremos con nuestras palabras amargar ninguna ilusión de cambio, pero nuestro pueblo ha sufrido mucho para que de nuevo sus esperanzas se vean frustradas; 1982 tampoco está tan lejos en el tiempo como para no acordarse de lo que pasó. Nuestra responsabilidad con el presente y el futuro de nuestra tierra nos obliga a tener que recordar su pasado para no repetirlo.

POR ANDALUCÍA,

¡CONCIENCIA, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies