Comunicado de la MAIS contra la celebración de la conquista de Granada por parte de los Reyes Católicos

maisCada 2 de enero las clases dominantes granadinas, cuyas riquezas son fruto de la esclavización y la explotación del pueblo, desfilan por las calles de Granada. Ataviados con sus cargos de autoridades civiles, militares o eclesiásticas, celebran el “Día de la Toma”, conmemoración de la ocupación de la ciudad por las tropas invasoras de la nobleza castellano-aragonesa en 1492. El 2 de enero fue instaurada por la dictadura franquista como Día de la Ciudad en sustitución del 26 de mayo, fiesta tradicional granadina en homenaje a Mariana Pineda y en recuerdo de su asesinato. La fiesta entorno a la Toma de Granada constituye un nítido ejemplo de la pervivencia y el continuismo del franquismo a través del actual régimen monárquico y autónomo español.

La actuación de la Subdelegación del Gobierno español en Granada ha desacreditado aún más su fiesta. Han sido multados 17 granadinos y andaluces que asistieron al desfile y manifestaron su desacuerdo con la celebración, única y exclusivamente por manifestar su oposición a esta celebración. Más de 5.000 € han tenido que pagar por utilizar su derecho a la libertad de expresión. La “fiesta” del 2 de enero forma parte del pasado franquista y métodos neofranquistas son utilizados para castigar a esa parte de la ciudad de Granada que no está de acuerdo con esta celebración.

El “Día de la Toma” es una celebración de carácter fascista y totalitaria por la ideología reaccionaria y antidemocrática que transmite, festejando el día del comienzo del genocidio de la población del Reino de Granada, del establecimiento del terror y el exterminio contra los mismos, del robo institucionalizado de sus bienes y el despojo legalizado de sus derechos. Resulta paradójico que en un momento en el que Granada se prepara para celebrar el milenio del Reino Nazarí el consistorio local continúe celebrando un hecho que supuso el exterminio de los habitantes de dicho Estado.

Es una celebración de carácter retrógrado y racista, festejando acontecimientos y actitudes que suponen el enaltecimiento de la conquista y posesión por la fuerza de lo ajeno, de la intolerancia religiosa, la discriminación social, la obligatoriedad de usos e ideas, la institucionalización de la persecución, la tortura y el crimen de Estado.

Es una celebración militarista, belicista y antipacifista, que hace loa de unas dudosas “glorias” pasadas asentadas en un ejército imperial, arrasador a sangre y fuego de pueblos y naciones, en momentos en los que el decadente Estado Español sólo puede vanagloriarse de “reconquistas” pasadas, ya que hoy es un títere al servicio del imperialismo yanqui predominante y del núcleo imperialista subalterno europeo.

Es una celebración de carácter colonialista e imperialista, festejando la invasión de nuestro país, la ocupación de la última ciudad andalusí, la derrota de sus habitantes y la imposición de su pertenencia y subordinación a los conquistadores mediante la fuerza de las armas. El españolismo conmemora el día de su victoria sobre los andaluces como forma de humillarnos y perpetuar en nuestro pueblo un sentimiento de dependencia. Una celebración de carácter alienador, festejando la violencia, el asesinato y el latrocinio de Estado como elementos positivos.

Por esa esencia totalitaria, retrógrada, racista, belicista, alienante, colonialista e imperialista, la derecha más reaccionaria defiende la permanencia de “La Toma” y los neofascistas la escogen como fecha de concentración y difusión. Y por esas mismas razones, desde posiciones democráticas, progresistas, de izquierdas o nacionalistas, no se la puede justificar, tolerar, reformar o ignorar. Sólo cabe rechazarla y erradicarla.

Más aún cuando aquellas instituciones que la defienden castigan, con métodos propios de una república bananera, a aquellos que osan alzar su voz contra esta celebración. Es por eso que denunciamos la hipocresía del Fiscal Superior de Andalucía por su “preocupación” ante posibles incidentes. Si quieren realmente evitar las previsibles consecuencias de un acto de tales características, les bastaría con no realizarlo o con solicitar su prohibición. Si el fiscal quiere conocer a los inductores e incitadores de posibles incidentes lo tiene fácil. No tiene que pedir a la Policía identificaciones ni tirar de “listas negras” como ocurrió el pasado año, sólo que le entreguen el listado de autoridades e instituciones participantes. Esos son los “ultras” a vigilar y denunciar. Ahí tienen a los culpables.

Las organizaciones que conforman la Mesa Andaluza de la Izquierda Soberanista (MAIS) hacen un llamamiento a los militantes y simpatizantes de la izquierda independentista a acudir a la convocatoria contra el “Día de la Toma”, y a todas las organizaciones de la izquierda nacional andaluza a coordinar fuerzas y esfuerzos al objeto de lograr que el 2 de enero deje de celebrarse y ser Día de Granada, volviendo al 26 de mayo, sustituyendo el oprobio de la celebración de “La Toma” por el recuerdo de lucha por la libertad y los derechos populares representado por Mariana Pineda.

¡EL 2 DE ENERO NO HAY NADA QUE CELEBRAR Y MUCHO POR LO QUE LUCHAR!

¡POR ANDALUCÍA LIBRE Y SOCIALISTA!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies