Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA: frente a la represión, lucha por la democracia y la soberanía

La campaña de criminalización y acoso a la izquierda abertzale por parte del Estado Español no ceja en su empeño. La última noticia al respecto ha sido que el organismo heredero del Tribunal de Orden Público (TOP) franquista, la Audiencia Nacional, ha impuesto 10 años de prisión a Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, y otros 8 a Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez. Su único delito fue el de promover un debate en el seno de la izquierda abertzale respecto a un cambio de estrategia política.

Según parece, lo que persigue el Estado Español no es la lucha armada sino a toda la izquierda abertzale en su conjunto, al cuarto de millón de personas que entienden que Euskal Herria tiene derecho a decidir sobre su futuro y a ejercer su soberanía. No sabemos si el plan del Estado para reflotar el sector de la construcción es edificar cárceles para esas decenas de miles de vascos y vascas, pero no creemos que con la última reforma de su Constitución sea posible tal nivel de gasto público.

Una cosa está clara: el tiempo en que la criminalización, la persecución y el miedo parecían frenar las ansias de libertad de los pueblos que componen el Estado Español ha pasado. Los espejismos de la socialdemocracia y el revisionismo se han quebrado y la debilidad histórica del régimen es más que evidente a cualquiera que lo quiera ver. La actual crisis ha roto el famoso “consenso constitucional” excluyendo del bloque histórico que lo componía a los sindicatos del régimen (CCOO y UGT) cada vez más desprestigiados, al oportunismo pequeño-burgués de IU, a los nacionalismos burgueses periféricos (CiU y PNV)… Y por si todo ello fuera poco, peligra la misma existencia de uno de los partidos esenciales del nuevo “Movimiento Nacional”: el PSOE.

Por ello, la actitud de la parte más descaradamente fascista del régimen que, tan míope y torpe como siempre, cree que todo ese proceso les fortalece, es restringir libertades, continuar con la criminalización de todas las voces disidentes, persiguiendo a todo aquel que no comulgue con ruedas de molino.

Pero la aparente fortaleza no es más que una ilusión, una pesadilla: su base social es cada vez más pequeña y las contradicciones cada vez mayores. Debemos ser fuertes y trabajar metódicamente organizando a la clase obrera y a todos los sectores populares para conformar una marea social que limpie esta pestilencia política. Aún somos pocos y débiles pero con paciencia y perseverancia iremos siendo cada vez más.

Para ANDALUCÍA COMUNISTA la mayor muestra de solidaridad con aquellos que son perseguidos por el Estado Español a causa de sus ideas no es emitir comunicados ni darnos golpes de pecho sino continuar la lucha encauzándola hacia un proceso democrático que debe incluir como medidas esenciales:

  1. Derogación de la Ley de Partidos
  2. Liberación de los presos y presas políticas
  3. Disolución de la Audiencia Nacional
  4. Plena actividad para las organizaciones políticas y sociales ilegalizadas por la Audiencia Nacional
  5. Marco andaluz de relaciones laborales

Así, una vez conseguidos estos mínimos espacios de libertad, podremos avanzar hacia el proceso constituyente de una República Andaluza cuya mera existencia significaría el fin del Estado Español y de su política de represión a las distintas naciones que lo componen.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies