Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA ante la Diada Nacional de Catalunya

Este próximo viernes 11 de septiembre es la Diada Nacional de Catalunya. Esta conmemoración, que llegará un día en el que no será más que la celebración del Día Nacional de un país normal como será Catalunya cuando sea liberada del imperialismo español, hoy está cargado de lucha y de justas reivindicaciones. Hablamos de ruptura democrática con todo lo que eso conlleva. No debemos dejarnos llevar por el hecho objetivo de que el proceso de independencia es comandado por partidos que no responden a los intereses de la clase trabajadora catalana. Ese sería un síntoma de miopía política que no por ser repetido por parte de la izquierda estatal es menos erróneo.

Para no caer en ese error, debemos mirar el reciente ejemplo de Grecia, que ha sufrido directamente los inconvenientes de no tener soberanía nacional, que no es otra cosa que la capacidad de hacer política según los intereses de un pueblo sin la injerencia de nadie más. Ahí se ha comprobado que independientemente de lo que se le pueda reprochar a la voluntad de Syriza, está claro que muchas de las medidas reformistas que pensaba hacer, se quedaron en nada, ni siquiera con un referéndum en el que el pueblo griego hacía de respaldo.
Por tanto debemos hacer gala de una gran amplitud de miras y considerar que si Catalunya, que posee todas las características políticas y sociológicas para ser considerada una nación logra su soberanía política, habrá dado un paso más en la dirección de poder tomar sus propias decisiones como pueblo. Pero para que éstas obedezcan a un interés de clase del Pueblo Trabajador Catalán hay que lograr algo más, que es organizarlo en el transcurso de la conquista de esa soberanía política para que sea real y que ésta esté sustentada no en las idas y venidas de Artur Mas o del gobierno burgués de turno, sino que esté sustentada en ese pueblo organizado. De cualquier otra manera la ruptura democrática no llegará jamás.
Viendo la cuestión desde un punto de vista puramente internacionalista, vivimos en un Estado plurinacional en el que las nacionalidades no son respetadas, muy al contrario, son vejadas y humilladas en multitud de ocasiones. El franquismo sociológico implantado en el ADN de España, hace que un sector realmente importante de aquellos que defienden la unidad de España, llenos de prejuicios, señalen continuamente a quienes airean una bandera estelada, a quienes pitan el Himno de España, a la manera que tenemos en Andalucía de hablar, y a todo aquello que pueda representar un borrón en la hegemonía cultural artificial española. Esto imposibilita la creación de esos movimientos populares que luchen por la ruptura democrática respecto al régimen de 1978, y mucho menos para avanzar hasta la revolución socialista.
Por ello, desde Andalucía no podemos hacer otra cosa que saludar las reivindicaciones nacionales del Pueblo Trabajador Catalán y hacerlas nuestras. Una victoria de Catalunya en su lucha por la soberanía popular y nacional, además de ser una victoria justa de un pueblo que de por sí ya es una gran noticia, significa un avance importante en los intereses objetivos de todos los pueblos del Estado Español, incluido el nuestro, acercando un poco más una aspiración justa y necesaria como es la creación de procesos constituyentes en cada uno de ellos.
¡Viva el 11 de septiembre!
¡Vivan los pueblos trabajadores de Andalucía y Catalunya!
¡Viva la clase trabajadora!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies