Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA ante las próximas elecciones municipales

urnaelecciones_560x280Tras las elecciones andaluzas, celebradas en marzo pasado, de nuevo el pueblo andaluz se ve emplazado a una nueva cita electoral, esta vez elecciones municipales, al respecto, desde ANDALUCÍA COMUNISTA quisiéramos hacer las siguientes consideraciones:

Como hemos venido diciendo ya en diferentes ocasiones, para nuestro Partido, lo fundamental hoy por hoy es trabajar por la organización obrera y popular andaluza; entendemos que en la organización de su día a día, en pueblos, barrios o centros de trabajo y estudio, y en la organización de la lucha por sus más elementales derechos, el pueblo trabajador andaluz ha de adquirir la conciencia necesaria para conseguir unos objetivos estratégicos que para nuestro Partido lo podemos resumir en la consecución de la República Democrática Andaluza como expresión de unas instituciones andaluzas libres y soberanas en manos del conjunto del pueblo trabajador andaluz.

Se suele decir que los ayuntamientos son “las instituciones más cercanas a los ciudadanos” y por tanto se las presume como unas instituciones “más democráticas”. La realidad, sin embargo, es bien diferente: los ayuntamientos, salvo excepciones, son un pilar fundamental del régimen corrupto español nacido de la muerte de Franco y de la Constitución monárquica de 1978, especialmente para su legitimación popular. Concretamente, en Andalucía, los ayuntamientos, salvo excepciones, se han convertido en instrumentos de los más diversos intereses empresariales que han dado lugar a toda clase de tramas corruptas, operaciones especulativas, saqueo de las arcas públicas, etc., la Costa del Sol, el Aljarafe sevillano pueden ser buenos ejemplos de esto que estamos diciendo. Mientras, muchos ayuntamientos andaluces, entre los que podrían destacar Jerez, Los Barrios o Los Palacios, o grandes ciudades como Málaga, se encuentran entre los más endeudados de todo Estado Español.

Pensamos que todo esto no es fruto de la casualidad, el que muchos ayuntamientos se hayan convertido en lugares de gestión de negocios privados o que desde ellos se hayan propiciado poderosas redes clientelares, especialmente en ayuntamientos del medio rural andaluz, tiene mucho que ver con la situación de dependencia y subdesarrollo que vive Andalucía. Difícilmente, las redes clientelares que el PSOE andaluz ha venido tejiendo en el medio rural andaluz, a través de los ayuntamientos, serían sostenibles en una situación que no estuviera tan dominada por la escasa diversificación económica y las altas tasas de paro y marginación. De alguna manera, aunque no de forma tan poderosa como el PSOE en el medio rural, similares redes también han sido creadas en determinadas zonas del litoral andaluz como la Costa del Sol, como Torremolinos o Fuengirola, o la costa almeriense, como El Ejido.

Como hemos venido diciendo ya en repetidas ocasiones, para ANDALUCÍA COMUNISTA la participación electoral e institucional en estos momentos ha de servir fundamentalmente a la organización popular, todo lo que no vaya en ese sentido es una pérdida de tiempo y esfuerzos que el conjunto del movimiento obrero y popular andaluz no se debería permitir. Al respecto, en estos meses, hemos visto cómo han surgido diferentes plataformas que apelando de forma abstracta a la “unidad popular” pretenden desalojar de los ayuntamientos al bipartidismo (PP y PSOE). Por nuestra parte, hacemos, en general, las siguientes valoraciones:

  1. No se puede hablar en abstracto de “unidad” o de “ganar”, siempre y en todo caso debemos preguntarnos por qué, para qué, con quién debemos unirnos, o qué vamos a ganar (o a perder). En muchos casos, las respuestas a esas preguntas no quedan claras, siendo muchas veces respondidas con un escueto “hay que echarlos”, mientras que problemas tan urgentes y acuciantes como qué hacer con la deuda de los ayuntamientos o la lucha por la remunicipalización de servicios quedan inexplicablemente en el aire. Ese canto a la “unidad por la unidad” ha permitido que en no pocas de esas plataformas municipales se hayan colado determinados elementos con oscuros historiales que intentan medrar en un “todo vale con tal de echarlos”.

  1. Por supuesto, “hay que echarlos”, hay que echar de las instituciones al PP y al PSOE, pero eso no basta, es más, hemos podido ver como partidos en principio ajenos al bipartidismo, como es el caso de IU que, o bien ha apuntalado a una de las patas del bipartidismo, generalmente al PSOE, o no se ha destacado por llevar a cabo políticas realmente alternativas a las existentes. El bipartidismo no es más que un síntoma de la podredumbre del régimen español postfranquista, si ese bipartidismo deja de ser útil, el régimen puede maniobrar perfectamente para encauzar la situación a los intereses del gran capital y perpetuarse con otros “actores” políticos diferentes. Por eso, desde ANDALUCÍA COMUNISTA no vamos a contribuir de ninguna de las manera a “un quítate tú pa’ ponerme yo”, en definitiva, no vamos a contribuir a ningún cambio para que todo siga igual.

Sin embargo, hay que reconocer que en ese proceso de constitución de plataformas de “unidad popular” en determinados lugares de Andalucía sí vemos una verdadera intención de organizar al pueblo y de transformar la realidad municipal, teniendo en cuenta lo limitada que puede ser la acción municipal debido al marco legal establecido por la Constitución española y las leyes que rigen el régimen local. Desde ANDALUCÍA COMUNISTA apoyaremos a esas candidaturas compuestas por activistas sociales, por sindicalista de conciencia, concretamente del SAT, o personas honestas que de verdad anhelan un empoderamiento popular. Debemos aprovechar ese caudal para empezar de una vez por todas romper con el régimen postfranquista, en donde se pueda hay que utilizar las instituciones para organizar a nuestro pueblo, para auditar la deuda, para remunicipalizar servicios, para acabar con los caciques locales y las redes clientelares, para crear empleo digno y de calidad, para empoderar al pueblo trabajador o para dignificar nuestra cultura y señas de identidad andaluzas.

Concretamente, desde ANDALUCÍA COMUNISTA, damos nuestro apoyo y pedimos el voto expresamente para la candidatura AHORA PALMA, de Palma del Río (Córdoba), así como a las siguientes candidaturas:

  • En el territorio de la provincia de Cádiz: SÍ SE PUEDE PUERTO REAL, SÍ SE PUEDE JIMENA DE LA FRONTERA, GANEMOS JEREZ, GANEMOS EL BOSQUE, GANEMOS BORNOS y GANEMOS VILLAMARTÍN.

  • En el territorio de la provincia de Córdoba, además de la ya nombrada AHORA PALMA, las siguientes: DEMOCRACIA PARTICIPATIVA-PARTICIPA PRIEGO, ENTRE TOD@S SÍ SE PUEDE LUCENA, ENTRE TOD@S SÍ SE PUEDE RUTE y EL OLIVO FUENTE PALMERA.

  • En el territorio de la provincia de Granada: GANEMOS HUÉTOR TÁJAR y GANEMOS IZNALLOZ.

  • En el territorio de la provincia de Jaén: JAÉN EN COMÚN, GANEMOS JODAR y GANEMOS PEGALAJAR.

  • En el territorio de la provincia de Málaga: SÍ SE PUEDE VILLANUEVA DE LA CONCEPCIÓN, MIJAS GANA y GANEMOS RONDA.

  • En el territorio de la provincia de Sevilla: ALTERNATIVA POR GILENA, GANEMOS EL CORONIL, AMA-MORÓN, HERRERA PUEDE, DEMOCRACIA PARTICIPATIVA-PARTICIPA ESTEPA, GANEMOS AGUADULCE, y GANEMOS FUENTES DE ANDALUCÍA.

Desde ANDALUCÍA COMUNISTA no podemos dar nuestro apoyo a las candidaturas de IU, aunque algunas se disfracen de “candidaturas populares”, no es por sectarismo, sino por la necesidad que tenemos de disponer de herramientas eficaces en manos del pueblo trabajador, en este sentido, IU ha demostrado ya suficientemente por su papel en la Junta de Andalucía, junto al PSOE, y por su papel en muchos ayuntamientos andaluces tanto en el gobierno como en la oposición, que no es ese instrumento para la transformación y para el cambio real que el pueblo trabajador andaluz necesita. De nada vale que ahora traten de disfrazarse de “izquierdistas” y “comunistas”, cuando realmente el papel que IU ha cumplido en las instituciones ha sido el de utilizar al movimiento popular a su conveniencia y el de continuar ahí donde ha estado con el status quo existente, salvo aquellos municipios regidos por la CUT.

Advertimos igualmente que muchas de las esperanzas de cambio de amplios sectores de nuestro pueblo se pueden ver frustradas por la irrupción de Ciudadanos que, en no pocos casos servirá de muleta al PP en numerosos ayuntamientos, especialmente en las grandes ciudades andaluzas, y está por ver si contribuirá a la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta de Andalucía. Por otro lado, Podemos, como proyecto meramente electoralista que es, en absoluto interesado en la organización y la construcción de un poder popular, también puede venir a frustrar dichas esperanzas, por muy buena fe que puedan tener muchos de sus miembros.

Solo el pueblo salva al pueblo, solo nuestra organización y lucha pueden ser garantes del cambio que el pueblo trabajador de verdad necesita. El futuro, a pesar de la falsa recuperación que el PP está predicando, no es nada halagüeño para el conjunto del pueblo trabajador andaluz, su recuperación solo puede depender de nuestra explotación, de que trabajemos más por menos, sin derechos y en peores condiciones, y de que Andalucía continúe viviendo en la sumisión y la dependencia, toca levantarse, toca organizar nuestras vidas, nuestros barrios, nuestros pueblos, nuestros centros de trabajo y estudio, toca crear poder popular andaluz.

ANDALUCÍA LIBRE, ¡PODER POPULAR!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR