Comunicado de ANDALUCÍA COMUNISTA ante la reforma de la negociación colectiva

logoTras la reforma laboral y la reforma de las pensiones ha llegado la consecuente y anunciada reforma de la negociación colectiva, tal y como ya tenían marcado en su hoja de ruta los grandes capitalistas y el Estado Español bajo los dictados de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. El objetivo de esta reforma, como el de las anteriores, no es otro que abaratar los costes a la burguesía con el fin de que ésta pueda, en unos casos, aumentar su tasa de ganancia y en otros, recuperarla a costa de nuestros derechos; en este caso, a costa de nuestro derecho a negociar nuestras condiciones de trabajo, nada más y nada menos. Con esta reforma queda de nuevo muy claro que la única salida que se nos ofrece a esta crisis es que la clase obrera pierda poder adquisitivo y derechos, de nuevo comprobamos que quienes no provocamos esta crisis vamos a ser quienes la vamos a sufrir más duramente, pagándola.

De nada nos valen los reproches del Gobierno español a la patronal, ni tampoco la negativa expresada públicamente por el sindicalismo oficial representado por CCOO y UGT. De nada nos vale que se le echen las culpas a la patronal por la falta de acuerdos durante el período de negociación cuando finalmente el Gobierno español ha decidido legislar a favor de los intereses empresariales. De nada nos valen ya las quejas de CCOO y UGT tras la traición hecha cuando firmaron la reforma de las pensiones, y cuando ante un hecho tan grave como ha sido esta última reforma no han tenido la más mínima capacidad de respuesta y movilización. Defintivamente, el sindicalismo oficial de CCOO y UGT ya ni siquiera sirve para reconducir la lucha ni el descontento obrero.

En resumen, esta reforma pretende dar prioridad a los convenios de empresa frente a los provinciales, fijando éstos temas cruciales como el salario base, la retribución de las horas extra, horarios y distribución del tiempo de trabajo, la adaptación de la clasificación profesional o de las modalidades de contratación. Todo ello supone una clara flexibilización de nuestras condiciones y, por supuesto, un mayor poder de negociación a las empresas. La llamada “ultraactividad” de los convenios (que mantengan su vigencia cuando éstos ya han vencido) se mantiene pero no en lo que se refiere a los salarios. Se da protagonismo al arbitraje cuando no exista acuerdo entre la empresa y la plantilla, dictándose un laudo de obligado cumplimiento para ambas partes, pero la experiencia nos dice que esos laudos casi siempre suelen perjudicar a la clase obrera y favorecer a las empresas. A partir de ahora, las empresas podrán disponer del 5% de la jornada para distribuirla según su conveniencia, dando la posibilidad de pactar un porcentaje mayor en los convenios. Las empresas igualmente podrán desvincularse de las referencias retributivas que fijen los convenios sectoriales cuando las dificultades de éstas “afecten a las posibilidades del mantenimiento del empleo”. Junto a esta reforma de la negociación colectiva, se ha aprobado un nuevo reglamento para regular los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que incluye la posibilidad de que las empresas puedan despedir con 20 días de indemnización si demuestran que en el futuro van a tener pérdidas.

La aplicación de estas medidas en el marco andaluz va a tener unas consecuencias terribles. Si ya Andalucía es campeona en los ERE, si ya Andalucía destaca en desempleo y precariedad laboral, esta nueva normativa va a suponer un claro empeoramiento y en precariedad laboral, esta nueva normativa va a suponer un claro empeoramiento de las condiciones de trabajo de la ya de por sí especialmente maltratada clase obrera andaluza. La configuración de Andalucía como una nación determinada por la marginación y la dependencia hace que las condiciones de vida, trabajo y conciencia de la clase obrera adquieran unos rasgos característicos, rasgos que en estos momentos de crisis y con estas decisiones políticas tomadas por el Gobierno español sean ya dramáticos.

Desde ANDALUCÍA COMUNISTA planteamos, como en otras ocasiones, que la única manera de hacer frente a estos ataques del gran capital es mediante la organización y la lucha. De nuevo llamamos a fortalecer el sindicalismo de clase y combativo andaluz – el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), haciéndolo el gran sindicato combativo de toda la clase obrera andaluza, desplazando al sindicalismo oficial de CCOO y UGT, culpables evidentes de todo lo que estamos padeciendo. Pero no sólo eso. Desde ANDALUCÍA COMUNISTA afirmamos que la única alternativa que tiene la clase obrera y el conjunto del Pueblo Trabajador Andaluz es el de construir un poder político soberano acorde a sus intereses, es decir, construir una Andalucía libre y socialista solidaria con la lucha y las aspiraciones de la clase obrera y de todos los pueblos oprimidos.

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE Y SOCIALISTA!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies