ANTE LA DETENCIÓN DE PARTE DEL GOBIERNO CATALÁN

La detención de buena parte del Gobierno electo de Cataluña supone un nuevo golpe a los derechos democráticos. El Estado de Derecho no tiene legitimidad para encarcelar a un gobierno autónomo elegido por los ciudadanos. Esta descarada represión sólo puede entenderse como el deseo del gobierno del PP de escarmentar a quienes han puesto en evidencia ante la sociedad que la transición política de la dictadura franquista a la democracia no tuvo garantías ni se fundamentó en principios democráticos y de libertad, sino que fue una maniobra para garantizar la supervivencia del régimen de dominación capitalista bajo otras formas aparentemente más democráticas.

            Los hechos que están ocurriendo con el conflicto catalán así lo evidencia. ¿O es admisible que, en un Estado de Derecho, sean políticos ladrones y corruptos quienes ordenen reprimir, perseguir y encarcelar a un pueblo y a sus representantes políticos por querer decidir su futuro mediante las urnas?

            ¿Puede entenderse en un sistema político democrático que jueces de la Audiencia Nacional dicten órdenes de detención contra representantes legítimos de un gobierno, cuando esta Audiencia Nacional son los mismos Tribunales de Orden Público (TOP) de la dictadura franquista que, en vez de disolverse con la llegada de la democracia, se les cambió el nombre sin ni siquiera depurarlos de elementos fascistas, conservando intacto todo su mecanismo represivo, como ahora se demuestra?

            ¿Puede entenderse en un Estado de Derecho que el Gobierno del Estado disuelva por decreto el gobierno legítimo de Cataluña, deteniendo a buena parte de sus miembros, disuelva su parlamento, cese a más de 120 de sus cargos, disuelva una buena parte de sus instituciones y a la misma vez convoque elecciones en 50 días para elegir otro, cuando los partidos políticos que hasta ahora formaban la mayoría están descabezados y puede que aumente el número de detenidos? ¿No es una manera de amañar unas elecciones para asegurarse de manera fraudulenta la victoria de sus grupos afines PP, PSOE y CIUDADANOS?

            El PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO ANDALUZ (PCPA), el PARTIDO DE LOS TRABAJADORES DE ANDALUCÍA (PTA-PT) y ANDALUCÍA COMUNISTA advierten que la represión que estamos viendo en Cataluña es una amenaza real contra todo grupo político, social o sindical que luche por defender los derechos de las mayorías y por conservar la democracia y las libertades. La ya vigilada y autoritaria democracia existente se ha vuelto aún más corta y estrecha.

            Ahora la obligación de los demócratas es defender las libertades: exigiendo la libertad de los detenidos en Cataluña y el cese de la represión en todas sus formas; negociar un referéndum para que los catalanes expresen su voluntad y su derecho a decidir cómo quieren vivir; y finalmente disolver la Audiencia Nacional, ya que representa una herencia de una justicia represora y no fundamentada en principios democráticos.

Andalucía, 6 de Noviembre de 2017

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies