1 DE MAYO, ¡PAZ, TRABAJO Y LIBERTAD!

1 DE MAYO

¡PAZ, TRABAJO Y LIBERTAD!

En el día de hoy la clase obrera internacional celebra su día grande, el 1 de mayo, en recuerdo de los Mártires de Chicago, trabajadores anarquistas que fueron ahorcados en 1886 como forma de ahogar un movimiento huelguista de masas que había tenido lugar por todos los Estados Unidos reivindicando la jornada laboral de 8 horas.

Tras 131 años, este Primero de Mayo, este día del proletariado internacional, tiene lugar en un momento de grandes tensiones geopolíticas que generan un peligro real de conflicto generalizado con consecuencias fatales para toda la Humanidad que debemos intentar frenar por medio de la movilización popular.

En la península de Corea las provocaciones del imperialismo estadounidense a la República Democrática Popular de Corea y a la República Popular China son continuas, con declaraciones incendiarias por parte del actual gobierno de Donald Trump y continuas maniobras militares junto a la zona desmilitarizada del paralelo 38.

En Siria, los mercenarios y fanáticos takfiríes del ISIS,armados, adiestrados y abastecidos por la CIA y por Israel continúan su genocidio sistemático en el intento de derrocar al gobierno legítimo de la República Árabe Siria, presidido por Bassar Al Assad, mientras la supuesta izquierda “progre” y pequeñoburguesa continua defendiendo a unos inexistentes “rebeldes moderados” y a cortinas de humo de los salvajes cortacabezas como los “cascos blancos”, a los que muchos apuntan como responsables últimos de los ataques químicos en esa zona.

En Venezuela, los intentos golpistas y la campaña de desestabilización del país orquestada por los servicios secretos occidentales, utilizando a grupos fascistas como carne de cañón, no cejan en su empeño de devolver al país a su condición de colonia del imperialismo yanqui.

Mientras tanto, el proyecto de convergencia de las distintas burguesías imperialistas europeas se encuentra en crisis tras la decisión de los pueblos del Reino Unido de no continuar en la Unión Europea. El “Brexit”, pese a estar siendo gestionado por la derecha neoliberal, muestra que no hay impedimento alguno para salir de la UE y representa un duro golpe a la misma.

Por otro lado, los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas ponen al pueblo francés en la disyuntiva de elegir entre Guatemala y “Guatepeor” al ser uno de los candidatos (Le Pen) una fanática fascista y el otro (Macron) un furibundo ultraliberal cuyo programa plantea sin ambages el desmantelamiento de los derechos sociales en el país, el despido masivo de empleados públicos y una política de recortes similar a la de Rajoy en el Estado Español.

En el Estado Español la crisis política del mismo continúa adelante con el proceso de descomposición del PSOE, la salida a la luz de toda la trama de corrupción amparada bajo las siglas del PP, la evidencia de la creación artificial de Ciudadanos como muleta del Partido Popular y la liquidación ideológica de gran parte de la izquierda como resultado del “fenómeno PODEMOS”.

Este último aspecto es, para nuestro país andaluz, quizá lo más sangrante de todo.

Andalucía es un país dependiente, cuyas riquezas y potencialidades se subordinan a un proyecto que no puede satisfacer las necesidades vitales de su población: en Andalucía, el desempleo se sitúa en un 26,9%, casi 10 puntos más de la media estatal. 900.000 parados y paradas en nuestra tierra cuya existencia representa un dedo acusador al Estado Español y a su culpabilidad histórica de mantener a nuestra nación en una situación de pobreza y humillación ininterrumpida desde hace siglos. A esto hay que sumar que el 35,5% de la población asalariada en nuestro país está sujeta a un contrato temporal con la falta de perspectiva vital y la carencia de proyecto de futuro que esto conlleva. Andalucía es “la primera” en precariedad laboral, coherente con aquel celebre lema propagandístico con el que la Junta malgastó dinero público en autobombo, como lleva haciendo desde hace décadas.

En esta situación, los andaluces y andaluzas, debemos ser conscientes de que nuestros problemas no se pueden arreglar sólo con una movilización o romería o con las elecciones, sino con la organización popular en cada barrio, en cada pueblo, en cada centro de trabajo y de estudio.

Aquellos que, con el objeto de arañar unos votos en un proceso electoral, liquidan el movimiento popular, al más puro estilo del peronismo, imponiendo ritmos y tareas ajenas a las asociaciones de vecinos, colectivos juveniles, a las pocas secciones sindicales coherentes que se van creando en las empresas son traidores al Pueblo Trabajador Andaluz y los comunistas andaluces nos vemos en la obligación de calificarles como tales, por mucho que sus aparatos de propaganda sectarios les vendan como “Ché Guevaras reencarnados” no llegan a ser más que oportunistas de tomo y lomo dispuestos a lo que sea por conseguir pisar moqueta en el Congreso de los Diputados español.

Este 1 de Mayo de 2017, desde ANDALUCÍA COMUNISTA llamamos al Pueblo Trabajador Andaluz a no cejar en el empeño de crear poder popular, a no buscar atajos y a reivindicar Paz, Trabajo y Libertad desde cada rincón de nuestro país.

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!

¡A VENCER O MORIR POR ANDALUCÍA LIBRE Y SOCIALISTA!

¡PAZ, TRABAJO Y LIBERTAD!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies